martes, 25 de octubre de 2016

martes, octubre 25, 2016 por Andrés de Miguel   2 comentarios
   La iridiscencia es un fenómeno óptico que consiste en la variación del tono de luz de una superficie, dada su estructura, según el ángulo con el que se la observe.
   Existen muchos ejemplos de la vida cotidiana en los que ocurre este fenómeno: manchas de aceite, burbujas de detergente, CDs, etc. y también es común en la naturaleza. En las mariposas, las micro estructuras que forman las alas, nos permiten ver distintos colores según el ángulo con el que las veamos; lo mismo ocurre en algunas aves.
   El color de las plumas de las aves puede darse por naturaleza pigmentaria (química) o por naturaleza iridiscente (estructural). Muchas de las aves que viven en la RECN son buenos ejemplos de plumajes iridiscentes, como varias especies de Palomas, el Tordo Renegrido (Molothrus bonariensis), el Celestino (Thraupis sayaca), pero quizás los más llamativos sean los picaflores.

   Durante el día de ayer, entre intervalos de luz y sombra, pudimos observar en numerosas ocasiones a los machos de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) cambiar de color según el ángulo desde el que observábamos, tanto por movimientos propios como por sus movimientos.

1. Macho de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) en sombra.
La coloración es verde oscura, la cola es azul.

2. Macho de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) en luz.
La coloración cambia a verde clara con tonalidades amarillas brillantes. La cola sigue siendo azul.
   A continuación se puede observar cómo la coloración de la garganta cambia bajo las mismas circunstancias.

3. Macho de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) en sombra.
La coloración de la garganta es azul oscura.

4. El mismo individuo de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) de la figura anterior.
Al cambiar la postura levemente, la coloración de la garganta se torna celeste brillante.
   Esta iridiscencia puede brindar algunas dificultades a la hora de identificar dos especies comunes en la RECN. El Picaflor Bronceado (Hylocharis chrysura) es, a simple vista, del mismo tamaño y puede verse del mismo color a plena luz que el macho de Picaflor Común, además el pico es muy similar. La diferencia más notoria entre ambos es la coloración de la cola. Como se vio anteriormente, la cola del Picaflor Común permaneció de color azul tanto en sombra (Figura 1) como en luz (Figura 2); mientras que la cola del Picaflor Bronceado es de color "bronceado" (Figura 6). 

5. Macho de Picaflor Común (Chlorostilbon lucidus) de espalda. Se observa la cola de color azul en luz.

6. Picaflor Bronceado (Hylocharis chrysura) de espalda. Se observa la cola de color "bronceado" en luz.
    Cuando se topen con estas maravillas brillantes y pretendan identificar entre ambas especies, observen la cola para poder diferenciarlos, porque ya saben, estos picaflores no son todos verdes.










2 comentarios:

  1. con esta sistemática forma de ver ,no me seguirá confundiendo.gracias!enrique

    ResponderEliminar